Historia

                               

Nace la FEUE, años 1940 a 1960   

En este mismo año, el 1 de diciembre de 1942 se conmemoró el 75 aniversario de la Fundación de la Universidad de Guayaquil, este evento fue propicio para organizar la “Conferencia Nacional de Estudiantes Universitarios del Ecuador”, desde el día 3 al 6 de dicho mes, en el cual participan delegaciones de las Universidades de Quito, Cuenca y Guayaquil, al final de estos días de debate sobre la situación nacional y universitaria “se constituye la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador que rebasaba las anteriores formas de organización en que subsistían las Asociaciones de Escuelas, pero en aquellas primaban las demandas propiamente estudiantiles, en la relación docentes y la organización universitaria, en cambio la FEUE era el espacio organizado de proyección política de la universidad hacia el exterior.” (León Roldos-1993), es así como surge el primer gremio que aglutina a todos los universitarios en nuestro país hasta la actualidad, en unas condiciones trágicas de un país mutilado no sólo por la agresión del vecino del sur, sino también por las debilidades y la división interna, así como por las conveniencias de los países fuertes de la región.

Luego de un año se realiza el “I Congreso Nacional de la FEUE” del 6 al 8 de diciembre de 1943 en la Universidad Central del Ecuador, con la presencia de las delegaciones de Guayaquil, Cuenca, Loja y Quito, este sería el primer Congreso planificado y organizado por el movimiento estudiantil universitario a gran escala – hasta la actualidad se han organizado 48 – pero sobre todo siempre su característica ha sido su heterogeneidad ideológica es así que “en la formación de la FEUE intervienen estudiantes de las tendencias políticas que por entonces operaban en la Universidad: liberales, socialistas, comunistas e independientes de izquierda y derecha…a partir de la fundación de la FEUE nacional el movimiento estudiantil…se convierte en uno de los grupos de presión más influyentes de la vida nacional, sobre todo en los años siguientes a la Revolución Cubana, llegando el proceso de radicalización a su clímax a fines de la década del sesenta cuando los estudiantes suman a sus preocupaciones estrictamente gremiales un interés acentuado por la sociedad que les rodea y la Universidad se convierte en la “conciencia social de la nación”.

Asumiendo el papel de vanguardia de la lucha que se libra en el Ecuador y en el mundo en nombre de los desposeídos y explotados, condenan a las estructuras económicas y sociales vigentes como contrarias a los intereses de las grandes mayorías…” (Oswaldo Hurtado-1977). El 28 de mayo de 1944 el descontento social se desborda a nivel nacional –algunas causas ya lo anotamos en páginas anteriores– y el movimiento estudiantil universitario participa activamente en los hechos históricos de aquel levantamiento popular conocido como “La Gloriosa”, al día siguiente renuncia Arroyo del Río, un mes antes de finalizar su mandato. Días después Velasco Ibarra retorna al país y asume la presidencia del Ecuador, siendo este aclamado como un verdadero “líder de la democracia”; pero tal distinción duró muy poco ya que desde los inicios del Populismo Velasquista la prepotencia pudo más que los ideales de la juventud universitaria y los sectores sociales.

Posteriormente la FEUE a través de su directiva nacional comunica la extrañeza por la tardanza inmotivada de parte del poder ejecutivo para la aprobación de sus estatutos, luego de solicitarlo públicamente fueron aprobados el 27 de noviembre de este mismo año; y en la Asamblea Constituyente de 1945 por primera vez la juventud universitaria tuvo dos diputados que los representaron, “José María Roura y Alejandro Idrovo Rosales”…Como describe Silvia Vega Ugalde en su libro sobre los acontecimientos de la Gloriosa…Las fuerzas constitutivas 20 “Historia del Movimiento Universitario en el Ecuador” de ADE en julio de 1943 fueron el PSE- PCE- Vanguardia Revolucionaria Socialista- Frente Democrático- Partido Liberal Independiente – Partido Conservador- Unión Demócrata Universitario- Unión Demócrata de Trabajadores…y en 1944 ADE había señalado que si se realizaba el fraude electoral y perdía el candidato popular, se haría la revolución. Entre el 10 y 15 de mayo se estructura definitivamente el plan militar; entre el 20 y 25 se conoce de un plan del cuerpo de carabineros para atacar el ejército y se acusa al capitán Girón y al Tnte. Merino –pilares del levantamiento militar- de velasquistas. Entonces se acuerda con ADE que se adelantaría el levantamiento revolucionario en caso de que cayeran presos civiles o militares comprometidos, o si se producía el ataque de los carabineros. Luego de la Asamblea de Estudiantes Universitarios realizada el 27 de mayo, cae preso Enrique Barrezueta, militante comunista que desempeñaba las funciones de Tesorero de ADE. Se trasladan a Guayaquil altas autoridades policiales y militares, y se descubren bombas incendiarias y botellas de líquido inflamable preparadas por Franklin Pérez Castro –delegado por UDU y Enrique Gil Gilbert- comunista, secretario de propaganda de ADE. Estos hechos precipitan los acontecimientos. Se elabora de prisa el plan militar definitivo, señalando como objetivos del ataque el Cuartel de Carabineros, el Estanco y las oficinas de investigaciones; los elementos enemigos diseminados por la ciudad, y los elementos enemigos parapetados en edificios cercanos a los cuarteles. Se apresa a 23 altos jefes del ejército para permitir la acción de los oficiales menores y tropa en Guayaquil. Los batallones militares: Grupo de Artillería Villamil, Batallón de Infantería Carchi, Batallón de Ingenieros Chimborazo tuvieron a su cargo el objetivo principal; el Cuartel de carabineros, aunque los civiles también participaron en el ataque, disputándose puestos de vanguardia. Los civiles se repartieron los demás objetivos, pesquisas en su cuartel, carabineros diseminados y apostados en edificios, control de telégrafos, teléfono, estaciones de radio, gobernación, edificios públicos importantes y vías de acceso a la ciudad, incluyendo el control del puerto.

El combate comenzó a las 23 horas del día 28 de mayo, venciendo la tenaz resistencia de los carabineros a las 7 horas del día 29; unos pocos carabineros se negaron a combatir y fueron fusilados. El Cuartel fue incendiado. Los días 29 y 30, tanto civiles como militares sostuvieron reñidos encuentros con agrupaciones enemigas, que operaban desde la casa del gobernador y otras residencias de amigos del régimen. Los telégrafos informaban el 30 de mayo: desde varias cuadras a la redonda el cuartel de policía, se había situado una enorme masa humana imposible de calcular, formada por hombres, mujeres y niños que espectaban con viva ansiedad el curso de los acontecimientos y que enardecían a los militares y civiles combatientes con gritos de aliento. Cuando llegó la fase final del combate, o sea el asalto al cuartel de policía, esa masa humana, desafiando el peligro se acercó al cuartel y los varones de toda edad penetraron a él, con el propósito de armarse…se salvaron de la muerte 90 carabineros velasquistas reconocidos…y unos 100 o algo más que fueron tomados prisioneros. Se calculan varios centenares de muertos. La prensa indica el número de 230 muertos. En cuanto a la amplitud del armamento del pueblo no existen datos precisos.

José María Roura (dirigente universitario) estima que hubieron unas 300 personas armadas para el combate. Angel Felicísimo Rojas calcula que fueron unas 2000, es probable que este último dato sea más ajustado a la realidad, puesto que Rojas se hallaba en Guayaquil el día del levantamiento y su apreciación debe ser más objetiva. Además, hemos de tener presente que se formaron, por lo menos en Guayaquil y Cuenca, las Guardias Cívicas Urbanas con el objeto de garantizar la victoria de la revolución. En Guayaquil se informaba el 30 de mayo que dicha Guardia Cívica contaba ya con 150 hombres, entre ellos estudiantes del Colegio Vicente Rocafuerte. Parece ser que los trabajadores por su parte, hicieron lo propio, pues a la llegada de Velasco a Guayaquil el 4 de junio, La Guardia Urbana de la Unión Sindical de Trabajadores hizo calle de honor. Se constituye el día 29 la Junta Provisional de Gobierno en Guayaquil… Los comunistas, los socialistas y la mayoría de lecturas desde la izquierda, han presentado a la gloriosa como una revolución traicionada por Velasco, acuñando la idea de la misma como un momento de democratización y de unidad nacional, que permitió la fundación de la FEUE en 1942, la fundación en 1944 de la Confederación de Trabajadores de Ecuador (CTE), de la Federación Ecuatoriana de Indios (FEI) en 1945… Al calor de la lucha de esta etapa histórica de nuestro país, también nace el gremio de los maestros y maestras, el 4 de agosto de 1944 en la ciudad de Quito se reorganiza el magisterio luego de haber sido ilegalizado su anterior organización sindical meses atrás, naciendo así la Unión Nacional de Educadores – UNE, con afiliación libre y no obligatoria.

Creándose en esta fecha la organización gremial más fuerte, unida y combativa en la historia de nuestro país, con un objetivo fundamental: la defensa de la educación laica, fiscal, gratuita, de calidad, que garantice los derechos de maestros, niños y jóvenes. Años más tarde, se hace realidad la iniciativa del Dr. Emilio Uzcátegui, al alcanzar la personería jurídica el 19 de Abril de 1950. Es trascendental mencionar que luego de unos años, “en 1952 se organiza y funda AFU: Asociación Femenina Universitaria, en 1958 se reafirma la razón de ser de AFU, la presidenta de entonces dice que: los motivos que determinaron su creación fueron los de procurar que las estudiantes universitarias se conviertan en un factor activo en la vida de la Universidad y participen en la lucha por los intereses específicos que surgen en la educación social de la mujer…además la unidad estudiantil, robustecimiento de sus filas, cumplimiento de la misión…las organizaciones universitarias, deben poseer conciencia plena de su deber y no escatimar  trabajo. Igual que el hombre la mujer universitaria ingresa a la universidad hace uso de sus derechos y pone en juego sus capacidades y el universitario por su madurez intelectual mira a la mujer de igual a igual, cumpliendo así lo constitucionalizado: la igualdad de deberes y derechos; aun la universitaria es la primera en elevar su voz y manifestar su pensamiento destinada a superar prejuicios, mitos y tabús, es la nueva mujer”. (Irene Paredes). Dando así muestras de que solo la mujer y el hombre universitarios son necesarios para trabajar juntos en favor de sus intereses, por ello “Los años cincuenta también siguieron siendo años de fermento universitario, principalmente en los aciagos días de fines de mayo y comienzos de junio de 1959, en que se produce el asesinato de miles de humildes guayaquileños en las calles del puerto principal…a inicios de los años sesenta la universidad seguía conservando su prestigio y los estudiantes organizados fueron protagonistas de primer orden en los acontecimientos de noviembre de 1961 principalmente de Cuenca, Guayaquil y Quito, lo que ocasionó la trágica muerte de estudiantes y maestros, velados en la Casona Universitaria de Guayaquil…” (León Roldós). Vemos como la sensibilidad de la juventud universitaria ante las injusticias y necesidades sociales ha sido uno de los motores para que estén en primera línea junto a la lucha de los sectores sociales y desprotegidos por cubrir aquellas necesidades en todos los años desde los comienzos de su organización gremial.

A %d blogueros les gusta esto: